Croquetas de jamón ibérico


Estas croquetas de jamón ibérico puede ser otra receta perfecta para estas fiestas,  un entrante que va a gustar a todos, toditos, todos tus comensales (he conocido gente que no le gusta el chocolate pero que no le gusten las croquetas todavía no ¡Y es que menudo manjar!). Sin duda, las croquetas favoritas de Mr. Fit. 

Puedes prepararlas con antelación y congelarlas mediante congelación al descubierto y el mismo día, unas horas antes, descongelarlas a temperatura ambiente o el día anterior sacarlas a la nevera para que descongelen más despacio. 

Para freírlas, yo siempre las frío de la misma forma y quedan fenomenal: lleno un cazo con bastante aceite de oliva (que cubra por completo las croquetas), cuando está caliente, las echo pero no echo muchas de una vez y para escurrirlas, pongo un colador de red estrecha encima de un plato hondo y las voy colocando sobre el colador una vez fritas. De ahí, las paso al plato donde las vaya a presentar y listo…quedan súper crujientes…¡Ya verás como desaparecen en 5 minutos del plato, visto y no visto!

CROQUETAS DE JAMÓN IBÉRICO

INGREDIENTES:

220 g. de jamón ibérico.

125 g. de aceite de oliva virgen extra.

30 g. de cebolla o 1 chalota.

170 g. de harina normal.

800 g. de leche desnatada.

Pan rallado y 2-3 huevos para rebozarlas.

PREPARACIÓN:

CON THERMOMIX:

Pon el jamón en el vaso y pícalo a velocidad Turbo, 1 segundo, 5 veces. Retira a un bol y resérvalo.

Pon en el vaso el aceite y la cebolla y trocea 2 segundos, velocidad 5, si no estuviese bien picada la cebolla, trocea de nuevo 2 segundos, velocidad 5 hasta que esté a vuestro gusto. Sofríe 3 minutos, 120ºC, velocidad 1.

Añade la harina y sofríe de nuevo 3 minutos, 120ºC, velocidad 2.

Incorpora la leche desnatada y mezcla 10 segundos, velocidad 6.

Agrega 2 cucharadas del jamón reservado y programa 8 minutos, 120ºC, velocidad 4.

Deja reposar 5 minutos dentro del vaso. Añade el resto del jamón y mézclalo con una espátula.

Vierte la bechamel en una fuente de horno humedecida (así no se pega la masa) y déjala entibiar o métela en dos mangas pasteleras desechables. Cuando esté prácticamente a temperatura ambiente, métela a enfriar envuelta la fuente en film o con una pinza la manga pastelera durante 8 horas al menos en el frigorífico.

Saca la masa del frigo y forma las croquetas. Envuélvelas en huevo batido y después en pan rallado. Fríelas en un cazo pequeño con abundante aceite de oliva virgen extra que las cubra por completo y déjalas escurrir sobre un colador de rejilla.

ACLARACIONES:

  • Las puedes congelar una vez envueltas mediante congelación al descubierto.
  • Compra una buena punta de jamón ibérico. Aunque sea un pelín más caro, se nota muchísimo en el sabor de las croquetas.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *