Masa de pizza sin amasado


Si me toca descansar el viernes, suelo preparar el día anterior masa de pizza para cenarla el viernes, que a Mr. Fit le encanta y a mí no me da nada de trabajo. Además, ese día aprovechamos para ver alguna serie o película que tenemos atrasada ¡Relax total! 

La masa de pizza está a años luz de la comprada, así que sí que merece la pena mancharse las manos. Esta masa no requiere amasado, la puedes dejar preparada 1-2 días antes y cuando la puebes, te vas a enamorar ¡Está deliciosa!

MASA DE PIZZA SIN AMASADO

INGREDIENTES:

525 g. de harina de fuerza o similar.

340 g. de agua templada.

20 g. de aceite de oliva virgen extra.

11 g. de sal.

5 g. de levadura fresca o 2 g. de levadura seca de panadería.

PREPARACIÓN:

Disuelve la levadura en el agua. Añade todos los ingredientes a un bol grande y mézclalos primero con una cuchara y luego con la mano (queda una masa pegajosa). Deja reposar la masa 15 minutos tapada. 

Dentro del bol, mójate la mano y pliega la masa unas cuantas veces sobre sí misma. Deja que repose otros 5 minutos. Unta con aceite otro bol y pasa la masa a este bol. Tápalo con film transparente y déjalo reposar toda la noche y si las vas a preparar para cenar todo el día en la nevera (en la parte más cálida). Saca la masa media hora antes de ponerte a prepararla para que se atempere y divide la masa en dos partes de 450 g. de masa (dos pizzas grandes) o tres partes de 300 g. de masa (tres pizzas medianas) y forma una bola con cada una de ellas.

Precalienta el horno a 250ºC. Pon cada bola sobre papel de hornear y estírala con tus manos (mójatelas con agua o con aceite de oliva) poco a poco, sin tensar la masa en exceso hasta que forme un círculo de +/- 15-20 cm de diámetro (para las pizzas medianas). 

Pon el relleno que más te guste sobre ella con rapidez (para no humedecer la masa en exceso). Cuando ya la tengas lista para meter al horno, abre el horno y pon el papel de hornear con la base de pizza sobre la base de tu horno (si tienes un horno de gas, debes poner una bandeja metálica sobre la base del horno) y déjala ahí durante 2-3 minutos (vigilando la base todo el tiempo). Mete una bandeja de horno por debajo del papel de hornear y ponla en la balda más alta del horno para que se dore bien (en 10 minutos o menos la tendrás lista). 

Esta masa queda perfecta: crujiente, elástica y con el relleno perfectamente gratinado y fundido.

ACLARACIONES:

  • Como ya os comenté en otras recetas, mis masas quedan más oscuras que las preparaciones habituales pues utilizo la harina extra de trigo de Los Molinos de la Veiga. 
  • La masa sin formar ni estirar te aguanta tres dias perfectamente en la nevera, bien envuelta en film o en un recipiente hermético.
  • Prepara salsa de tomate casero para el relleno de esta pizza (que no te lleva más de media hora) y los de casa te sacarán a hombros de la cocina. 
  • No os pongo versión para Thermomix porque al no requerir amasado, no manchéis la maquinita para sólo mezclar los ingredientes. Con vuestra mano y un bol váis a preparar la mejor masa de pizza que hayáis probado nunca. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *