Paté de cabracho (sin cabracho)


Mi hermana vive en Lanzarote y cuando hablamos por teléfono siempre acabamos hablando sobre cosas de cocina, que a ella cada día le gusta más y yo soy bastante ”monotema”, me pasaría el día entero hablando de cocina y comida.

Cuando le conté todas las recetas que estaba preparando para Navidad, me dijo que si no había pensado en subiros la receta de este paté que publico hoy…me dijo que no entendía como no lo tenía ya subido por lo rico que está y lo fácil que es, así que le pasé la receta para que lo probase ella en casa y cuando me dijo que estaba perfecta, ya me lancé a prepararlo una vez más (lo habré preparado ya un millón de veces) para hacer las fotos y poder compartirlo con vosotros. 

Es un paté facilísimo, que sabe muy muy similar al paté de cabracho y es mucho más barato, mucho menos laborioso y que os juro que os va a encantar y que váis a hacer siempre que tengáis ocasión por lo socorrido que es.

Si nunca habéis preparado ninguna receta con la técnica del ”Baño María”, con este paté os tenéis que estrenar y ya veréis como le perdéis el miedo, con lo fácil que es y la jugosidad que da a las preparaciones. Tenéis un montón de videos en Youtube si no os aclaráis con mis indicaciones donde lo explican fenomenal. 

Está más rico de un día para otro y queda más compacto, así que os recomiendo que lo preparéis el día anterior al día que lo vayáis a comer y lo tengáis bien tapado en la nevera hasta el momento de servirlo.

Podéis acompañarlo de una buena mayonesa casera que no os lleva ni un minuto prepararla con la batidora y así ya váis a triunfar por partida doble. 

PATÉ DE CABRACHO (SIN CABRACHO)

INGREDIENTES:

  • 100 ml de leche evaporada.
  • 200 ml de tomate frito casero.
  • 2 huevos
  • 200 g de ventresca de bonito en aceite de oliva (ya escurrido)
  • Sal y pimienta al gusto. 

PREPARACIÓN:

A MANO Y CON THERMOMIX

Precalienta el horno a 180ºC.

Bate todos los ingredientes en el vaso de la batidora hasta que se triture por completo el bonito (en Thermomix, programa 1 minuto, velocidad 5). 

Engrasa un molde pequeño de plumcake o utiliza un molde de silicona (que conserve bien la forma) de forma alargada. Vierte la mezcla en el molde.

Tapa toda la superficie del molde con papel de aluminio, apretándolo bien para que no le entre ni una gota de agua. Pon una bandeja de horno y sobre ella el molde y vierte agua sobre la bandeja para que cubra +/- 1/3 del molde. 

Mete la bandeja en el horno y cuece a 180ºC al Baño María durante 1 hora y 20 minutos, tapado con el papel de aluminio.

Saca del horno, destápalo y deja que se temple. Cuando esté templado, guárdalo en la nevera hasta al día siguiente o al menos enfríalo durante 2-3 horas y desmóldalo con cuidado sobre una bandeja o un plato.

ACLARACIONES:

  • La clave de este paté es que utilices el mejor bonito en aceite de oliva que encuentres. El pastel de cabracho está riquísimo, aunque este no tiene nada que envidiarle y te ahorras toda la parte de cocer el pescado y reservar toda la carne (con todas las espinas que tiene el cabracho). 
  • Usa un buen tomate frito casero para esta receta tan sencilla o si no lo tienes preparado, compra un buen tomate frito elaborado con aceite de oliva y con muy muy poca azúcar en su elaboración.
  • La leche evaporada es muy parecida a la nata pero con muchísima menos grasa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *