Pimientos del piquillo asados caseros


Yo siempre he comprado los pimientos del piquillo asados ya envasados, sin plantearme si los podría preparar yo misma en casa ¡Qué equivocada estaba!

Desde que descubrí la receta perfecta para asarlos y empiezan a llegar a la frutería de temporada ya frescos, compro uno o dos kilos, los aso y los congelo y tengo reservas para medio año por lo menos. 

Si los habéis hecho ya en casa, ya sabéis la gran diferencia que hay en cuanto a sabor y calidad, en relación a los ya envasados y si nunca los habéis hecho y os encantan para acompañar un buen filete de ternera o para añadir a las paellas del domingo, ya estáis tardando en hacerlos. 

El unico peñazo es pelarlos, pero si dejas que se templen y suden bien, en 10-20 minutos los tienes todos pelados y cortados en tiras, listos para envasar. No quedan tan sumamente perfectos como los envasados porque te tienes que pelear con algún trozo de piel y ayudarte de un cuchillo, pero no os imagináis la diferencia de sabor y de calidad, respecto a los envasados. 

Yo los compro ecológicos y no os imagináis el aroma que desprenden y el sabor que tienen ¡Apetece comerlos todos del tirón! te deja la casa con un perfume ¡Embriagador!

Y con estos pimientos, ya tengo en la bandeja de pendientes una ensalada templada que seguro, seguro ¡Os va a encantar! Perfecta para sorprender a todos estas fiestas que se avecinan (¡Ya está ahí la Navidad!) y que todos te pidan la receta de esta ensalada tan sencilla, así que muy atentos al blog que en breves os la publicaré. 

PIMIENTOS DEL PIQUILLO ASADOS CASEROS

INGREDIENTES:

1 kg de pimientos del piquillo frescos.

3-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

5-6 dientes de ajo.

Sal y pimienta.

Perejil fresco.

PREPARACIÓN:

Lava y seca los pimientos. Precalienta el horno a 200ºC.

Disponlos en una sola capa en una bandeja de horno y embadúrnalos todos con las cucharadas de aceite de oliva, salpimienta al gusto. Pica el perejil fresco y espárcelo por todos los pimientos y alterna los dientes de ajo pelados por los pimientos.

Hornea durante 20-25 minutos, hasta que la piel se hinche (se hacen rápido al ser chiquitinos).

Saca la fuente del horno y tápala con papel albal para que suden los pimientos y luego los puedas pelar con facilidad.

Cuando se templen, es hora de pelarlos y limpiarlos. Corta el rabito y limpia de pepitas cada pimiento y pélalos. Si alguno se te resiste, ayúdate de un cuchillo, quitándole toda la carne posible.

Para conservarlos, reserva todo el jugo que hayan soltado y puedes congelarlos en bolsitas de ración o envasarlos al vacío, cubiertos con aceite de oliva en tarros de cristal y junto a los ajos y el jugo que hayan soltado.

ACLARACIONES:

  • Compra los mejores pimientos del piquillo frescos que encuentres. Los ecológicos que yo compro son impresionantes.
  • Utiliza un aceite de oliva virgen extra de rechupete y ya verás qué diferencia. 
  • Cuando ya los tengo pelados y listos (yo los corto en tiras), los guardo en bolsas de zip junto a parte del jugo y algún diente de ajo de los que asé junto a los pimientos y todo el perejil que queda en la bandeja y los congelo. Luego, sólo tengo que sacarlos el día antes de usarlos a la nevera y al día siguiente ya están perfectos para acompañar lo que más te guste.
  • Puedes preparar la receta de hummus de pimientos que tengo en el blog con estos pimientos del piquillo ¡En casa te van a hacer la ola!
  • Acompaña cualquier carne, arroz o ensalada con estos pimientos ¡Ya verás qué delicia!

 

 

 


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Pimientos del piquillo asados caseros