Tomates cherry confitados


 

¡Aquí tenéis los tomates cherry confitados más ricos del mundo mundial! Como ya os dije en post anteriores de recetas de acompañamiento, hay vida más allá del arroz blanco y las patatas fritas y con la cantidad de verduras que hay en el mercado las posibilidades son infinitas. 

Estos tomates confitados los preparo desde hace mil millones de años así y cada vez me gustan más. Son el acompañamiento perfecto de cualquier plato de pasta, ensalada, pizza, pan…cualquier aburrido filete de pescado o carne a la plancha se convierte en un plato de rechupete si lo acompañas de estos tomatillos confitados.

 

Os he preparado dos recetas de platazos súper súper fáciles con estos tomates cherry confitados para que os animéis a prepararlos sí o sí ¡Ya no tenéis excusa! Os las publico la próxima semana..así que atentos e id preparando los tomates para tenerlos listos que os prometo que os van a encantar.

TOMATES CHERRY CONFITADOS

INGREDIENTES:

500 g de tomates cherry.

Dos dientes de ajo.

1-2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Sal y pimienta.

Un puñado de albahaca y orégano fresco.

PREPARACIÓN:

Precalienta el horno a 100ºC. Lava los tomates y sécalos bien. En una fuente para horno pon los tomates en una sola capa y añade los dos dientes de ajo sin pelar.

Añade el aceite de oliva,  sal y pimienta al gusto y la albahaca y el orégano picados. Mézclalo todo bien. Hornea a 100-110ºC durante 2 horas- 2 horas y media (hasta que los tomates estén blanditos y desprendan un aroma brutal). Saca la fuente del horno y deja que se enfríen.

En un tarro de cristal bien lavado y esterilizado, echa los tomates con el ajo y todas las hierbas y cubre con aceite de oliva virgen extra. Tapa bien el tarro y guárdalo en la nevera. También lo puedes envasar al vacío (yo los uso muchísimo por lo que nunca los conservo así, los guardo siempre en la nevera hasta que los gasto).

ACLARACIONES:

  • Usa la mejor variedad de tomates cherry que encuentres. Yo compro unos ecologicos para hacerles la ola.
  • Puedes envasarlos al vacío una vez listos. Nunca he hecho más cantidad que la indicada en la receta para envasarlos. Me resulta más cómodo hacerlos en pequeñas tandas e ir gastándolos. No me duran más de dos semanas. 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *