Pollo mariposa

Hoy os dejo dos recetas en uno: la receta del pollo mariposa y la receta del mejor caldo de pollo de la historia. El pollo mariposa es un clásico ya en casa que preparo desde hace años y que no puede ser más fácil.

Es de esas recetas resultonas, con 0 complicaciones que sólo requieren materia prima de calidad (lo más importante, siempre). Con todos los huesos del pollo, puedes preparar un caldo bien sabroso para congelar, para sopa, como caldo de algún arroz o fideua ¡Si es que se aprovecha todo!

POLLO MARIPOSA

INGREDIENTES:

Para 4 personas

1 pollo (1’8-2 kg).

3-4 patatas medianas o 3 patatas grandes.

3 dientes de ajo.

2 cebollas.

Mostaza.

Aceite de oliva virgen extra.

Estragón.

Sal y pimienta al gusto.

PREPARACIÓN:

Pide al carnicero que te corte el pollo a lo largo de la espalda para que se haga en una sola capa. Salpimiéntalo y déjalo unas horas en la nevera.

Precalienta el horno a 220ºC. Pela las patatas, córtalas en rodajas y ponlas en la fuente de horno, pela y pica las cebollas en juliana y ponlas sobre las patatas. Pela los dientes de ajo y dales un golpe fuerte con la cara de un cuchillo y espárcelos por las patatas.

Pon el pollo bien estirado con la piel hacia arriba sobre la capa de patatas y ajo. Úntalo con la ayuda de un pincel para cocina con mostaza y espolvorea estragón, pimienta.

Hornea durante 45 minutos- 1 hora, hasta que la piel esté bien crujiente y el pollo esté hecho. Vete añadiendo la salsa que se va haciendo sobre el pollo para que quede jugoso cada 10 minutos. 

*CALDO DE POLLO

Pon los huesos sobrantes y todos los desperdicios que saques del pollo en una cacerola honda con una cucharada de aceite de oliva y sofríelos durante 5-10 minutos. Añade agua hasta cubrir los huesos completos y un poco más. Cuando hierva, pon el fuego al mínimo y déjalo cociendo durante 3-4 horas. Este caldo te sirve para hacer una sopa riquísima, para hacer un arroz con pollo o para hacer unas croquetas de rechupete. Retira todos los huesos cuando el caldo ya no queme y quita toda la carne que puedas. Resérvala para hacer el relleno de unas empanadillas, para las croquetas o para añadir a la sopa. 

Para hacer la sopa, pon el caldo a hervir y añade fideos y cuece hasta que estén blandinos. Puedes añadir la carne de pollo desmenuzada y 2 huevos cocidos picados. 

Compártelo!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.