Salmón crujiente con guisantes y mantequilla

Una de mis recetas estrella cuando tengo invitados y que no puede ser más fácil. Queda muy jugoso y el toque crujiente lo hace súper original. Me encanta acompañar el salmón con guisantes y mantequilla, que además es una guarnición súper fácil de preparar.

SALMÓN CRUJIENTE CON GUISANTES, MANTEQUILLA Y LIMÓN

INGREDIENTES:

Para los guisantes:

400 g de guisantes congelados.

1 cucharada generosa de mantequilla.

La ralladura de un limón.

Para el salmón:

2 lomos de salmón fresco.

3-4 cucharadas de mostaza de Dijon.

80 g de pan rallado. 

Sal y pimienta al gusto.

El zumo de un limón.

La ralladura de 1 limón. 

PREPARACIÓN:

Salmón crujiente:

Forra una bandeja de horno con papel sulfurizado.

Mezcla el pan rallado con la mostaza, el zumo de limón y la ralladura. 

Salpimienta los lomos al gusto y ponlos sobre la bandeja con el papel de horno.

Pon el preparado de pan rallado sobre cada lomo hasta cubrir la superficie por completo, apretándolo bien contra la superficie.

Hornea el salmón a 200º durante 10 minutos, vigilando que no se quede seco y que quede la capa de pan rallado bien crujiente. 

Guisantes con mantequilla y limón:

Cuece los guisantes en un cazo con agua y una pizca de sal. 

Pon la mantequilla en la sartén. Derrite a fuego lento hasta que burbujee. Añade los guisantes, la ralladura de limón, salpimienta al gusto y mezcla hasta que se hayan mezclado bien los sabores.

Sirve el salmón con una cama de guisantes.

Compártelo!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.